7 claves para escoger la mejor alfombra de juego de tu bebé

Puede que pienses que las alfombras de juego son complementos poco importantes e incluso innecesarios. Pero lo cierto es que su uso comporta múltiples beneficios para el desarrollo de tu bebé.

Fieles a nuestra filosofía hemos preparado esta guía donde te contamos las claves para escoger la mejor alfombra de juego, esperamos que te sea de ayuda.

¿Qué nos dice la evidencia científica sobre el desarrollo de los bebés?

Diversos estudios indican que el desarrollo motor es fundamental desde los primeros meses de vida. Autores como Piaget, Vygotsky o Pikler establecen una relación directa entre el desarrollo de la inteligencia y la actividad psicomotriz desde los primeros años de vida.

Y el espacio más adecuado para hacerlos es el suelo.

Antes de que empiecen a andar, los bebés deben comenzar a realizar una secuencia de movimientos esenciales para su buen desarrollo.

El poder moverse con facilidad en un espacio adecuado hace que los bebés comiencen con este desarrollo motor aprendiendo de forma natural a voltearse, reptar, rodar, colocarse a 4 patas, gatear, sentarse, ponerse de rodillas, ponerse en pie, mantener el equilibrio y finalmente comenzar a dar los primeros pasos hasta andar.

Este proceso emerge de forma natural y surge del deseo de los niños de comenzar a ser autónomos.

Los padres y las madres pueden contribuir al desarrollo de la autonomía de sus hijos creando las condiciones óptimas para que los bebés puedan desarrollarse.

Un espacio óptimo para esto es contar con un suelo libre de obstáculos, aislado del frío, cómodo y que permita al bebé moverse y experimentar movimientos sin hacerse daño. Y es aquí donde las alfombras de juego para bebés entran en acción.

¿Cómo escoger la mejor alfombra de juego?

Entonces ¿Vale cualquier alfombra o manta de juego?

Realmente no.

Hay que tener en cuenta una serie de características a la hora de comprar una alfombra o manta de juego para tu bebé. Piensa que pasará muchas horas sobre ella, y que es un producto que utilizará durante años ¿No te has fijado que a los niños les encanta jugar en el suelo?

Estos son los 7 aspectos que te aconsejamos tener en cuenta para elegir una buena alfombra de juego para tu bebé.

1. Material

El material y acabado es uno de los aspectos más importantes. Valora que sea de una textura agradable y suave, porque sobre todo al principio el bebé estará más tiempo boca abajo, apoyara rodillas, reptará… una base suave evitará rozaduras y mantendrás cuidada la fina piel de los peques.

El tejido debe ser suave y agradable, pero también resistente y duradero para soportar el continuo trajín de los juegos y el aspirador.

Te recomendamos:

  • Mantas de juego de tejidos de fibras naturales, como el algodón. El algodón no se apelmaza, se puede lavar, no acumula electricidad estática, resiste al calor y tiene gran absorbencia.
  • Alfombra de juego de nylon, poliéster, acrílico y polipropileno Las fibras sintéticas son muy elásticas, ligeras, resistentes al desgaste por roce y muy fáciles de limpiar, con un paño húmedo.
  • Alfombras vinílicas y de piezas de foam, las conocidas como alfombras puzzle. Ambas son fáciles de limpiar, resistentes al desgaste por roce y aislantes del frío del suelo.

Recomendación neutra:

  • Alfombras de juego lana. Aunque es un tejido natural que puede resultar muy agradable en los meses de más frío, este tipo de tejido sueltan más pelusa y la limpieza es más complicada.

No te recomendamos:

  • Alfombras de fibra vegetal como las de yute, coco, bambú, sisal, algas… son materiales más duros y no resultan cómodos para pasar mucho tiempo en ellas.

2. Limpieza

Es muy importante que la alfombra de juego que elijamos permita una fácil limpieza diaria/frecuente para evitar la presencia de ácaros y bacterias.

Ten en cuenta que son superficies que se manchan frecuentemente con el uso de los niños.

  • Si optas por una alfombra o manta de juego de algodón asegúrate que puedes lavarla en la lavadora.
  • Las alfombras de juego de PVC pueden lavarse en la lavadora en programas hasta 30º (según fabricantes) y también pueden limpiarse con paños húmedos
  • Las alfombras vinílicas pueden limpiarse con aspirador e incluso puedes barrerlas y fregarlas como cualquier otra superficie de la casa
  • Las alfombras de PET, se pueden lavar en la lavadora en programas de hasta 40º
  • Las alfombras de juego de lana normalmente precisan de limpieza en seco. Puedes pasar la aspiradora pero deberás llevarla a la tintorería con frecuencia para eliminar las manchas y los ácaros de forma más profunda.
  • Las de yute y sisal no son recomendables ya que no son fácilmente limpiables. No se recomienda mojarlas ya que se decoloran y deforman y solo se puede pasar puntualmente aspiradoras de sólo succión.

3. Seguridad

Elige alfombras o mantas de actividades antideslizantes para evitar resbalones o caídas, ya que los niños se moverán mucho cuando empiecen a andar.

Si has escogido una alfombra lavable que no tenga una capa antideslizante puedes añadírsela tú. Solo debes comprar red antideslizante (tipo malla) y coserla o pegarla al contorno.

4. Diseño apropiado

Que sea una alfombra para que los niños jueguen no quiere decir que tenga que tener un diseño que sobre estimule de forma negativa al niño (exceso de colores, luces o sonidos).

Distintos estudios indican que elementos que sobre estimulan a los bebes entorpecen la capacidad de concentración. Y además estéticamente saturan el ambiente.

Elegir diseños neutros hace que podamos colocarla en cualquier espacio de la casa, manteniendo un equilibrio estético y visual, y además este tipo de diseños aguantan mejor los cambios decorativos que realicemos en casa con el tiempo.

Nuestra recomendación: Decántate por colores neutros, lisos o con estampados o diseños suaves

La alfombra es la base para el juego sobre la que colocaremos otros objetos y juguetes. Por eso no debe distraer del juego que proponemos a los pequeños ni cansar o saturar visualmente. Debe ser un elemento que le ayude a concentrarse en el juego.

Por ejemplo por este motivo la pedagogía Montessori se ayuda de tapetes lisos debajo de cada actividad.

5. Tamaño

Esto va a depender mucho del espacio del que dispongas en casa y de dónde la quieras utilizar.
Cuanto más amplia mejor, porque te permite por ejemplo extender objetos que llamen la atención de los bebés y se desplacen para descubrir y experimentar.

Y teniendo en cuenta que muchas veces los niños nos demandan para jugar, cuanta más superficie más cómodos estaremos.

La forma (cuadrada, rectangular, redonda…) la eliges tú

6. Composición

Aunque parezca increíble algunas alfombras de juego para bebés en el mercado contienen sustancias químicas tóxicas. Esto es preocupante sobre todo teniendo en cuenta que es un artículo en contacto directo con la piel del bebé y que muchas veces chupan… lo que puede provocar irritación de piel y mucosas y problemas respiratorios.

Así que presta mucha atención a la composición

Qué debes evitar

  • la formamida, utilizada para disminuir los malos olores del producto; los ftalatos, para hacerlo más flexible; y los disolventes, para ayudar a darles colores más atrayentes.

La formamida está prohibida por la nueva directiva de juguetes desde el año 2011, pero aún así en varios estudios recientes se han encontrado residuos de esta sustancia. Esto es debido al material de embalaje de la alfombra que si que contiene esta sustancia, para ello es importante ventilar la alfombra sin embalaje unos días antes de que el niño pueda jugar con ella.

  • Es recomendable que las alfombras de plástico o puzzle lleven un sello como que están libres de productos tóxicos
  • Airea bien la alfombra que viene envuelta en plástico durante unas horas al menos antes de que la utilice tu bebé

7. Grosor/espesor

Una alfombra de juego para bebés no debe ser ni muy dura ni muy blanda.

Debe ser lo suficientemente blanda para absorber el impacto de caídas, tropiezos y juguetes, pero lo suficientemente dura para que no sea inestable y dificulte el proceso de aprendizaje a andar, es por eso que no se recomiendan las colchonetas (por lo menos durante los 2 primeros años de vida del peque) ya que no ayudan al control del equilibrio.

En Minymum investigamos y filtramos por ti. Sólo incorporamos a nuestro catálogo productos seguros y de alta calidad, que garanticen que los niños puedan crecer y desarrollarse de forma segura.

Descubre nuestra selección de alfombras de juego

Cerrar
Cerrar
Identificarse


Moneda